DECLARACIÓN DE LA FUNDACIÓN ACM SOBRE LA SITUACIÓN EN UCRAINA

0
576

La Fundación Asamblea de Ciudadanos y Ciudadanas del Mediterráneo (FACM), enraizada en veinte países y veintinueve ciudades mediterráneas busca la paz, la justicia, la libertad, la dignidad y la prosperidad para todas las personas cualesquiera que sean sus ideas, convicciones religiosas, etnia, lengua y condición social.
En este principio de año 2022, el estallido de un nuevo conflicto entre Ucrania, las repúblicas de Donestk y Lugansk y la Federación Rusa constituye una amenaza para la paz, la convivencia para los pueblos europeos del Atlántico a los Urales y por supuesto para el Mediterráneo. La permanencia de los conflictos no resueltos en los Balcanes y en Oriente Medio hace presagiar los peores escenarios de convivencia para nuestros pueblos en lo económico, social y político. Los movimientos de migración ya desencadenadas con una anterioridad de muchos años, la obvia creación de un movimiento aún más fuerte de desplazados después de estos eventos, con los muertes y las devastaciones consecuentes, son fenómenos que ya están en desarrollo, teniendo en cuenta que hubieron podido ser evitados.
La interferencia de actores ajenos a la región y el papel al cuál aspira la OTAN, única alianza militar subsistente tras la Guerra Fría, no contribuyen a minorar los efectos de un conflicto que ha alcanzado su expresión bélica en los últimos días.
Al contrario de lo que ha sido puesto de relieve, la acelerada expansión y/o extensión de la UE y la OTAN hacia el Este a lo largo de los 30 últimos años, no se ha traducido en la profundización democrática de los nuevos socios. En paralelo, estos movimientos han sido percibidos como una amenaza por Rusia, cuya preocupación aumentó de manera proporcional al acercamiento de la UE y/o de la OTAN a sus fronteras.
Frente a estas evoluciones dramáticas, y en vista de su compromiso con un mundo en el que la fuerza de la razón prevalezca sobre el diálogo de las armas, la Fundación ACM requiere el inmediato cese de hostilidades y la solución pacífica del conflicto actual en Ucrania. Demanda a las instituciones internacionales y, en especial, de la Unión Europea el cese de las represalias que afectan a la paz, la libertad, la convivencia y la prosperidad de todos los pueblos a un lado y otro de las fronteras en conflicto. Como contrapartida, pide a la Unión Europea y a sus miembros más influyentes que desplieguen todos los instrumentos de que disponen para crear las condiciones de un diálogo y un consenso basados en la razón, la paz y el bien de los pueblos.
Como ciudadanos y ciudadanas del mediterráneo decimos categóricamente ¡NO A LA GUERRA!
LA PAZ ES EL ÚNICO CAMINO.
25 de febrero de 2022